Eurobottle se fundó en 1994 con la única intención de fabricar bidones para la práctica deportiva. La empresa holandesa produce cada año millones de botellines personalizados para satisfacer las necesidades de los clientes europeos; cómo marcas de productos de nutrición, clubes deportivos y agencias de publicidad.

La calidad de sus productos es primordial y desde que empezaron a trabajar en la fábrica de “Flestic”, los trabajadores de la misma realizan comprobaciones y controles a lo largo de toda la cadena de producción; desde el suministro de materias primas, producción e impresión, hasta la distribución del producto. De esta manera, Eurobottle ha conseguido un bidón 100% a prueba de fugas, fácil de usar y fácil de limpiar.