A pesar de que en los últimos años las bicicletas Olmo habían perdido presencia en el mercado profesional, a partir del 2015 la marca de bicicletas italiana centró su objetivo en un eslogan: “mirando hacia el futuro”. Con este plan de marketing han creado sistemas de innovación, sin olvidar el pasado de la marca, que para muchos marcaron una época. Todo ello demuestra la pasión por la bicicleta y la superación de obstáculos.

En 2016 los nuevos encargados de marketing comenzaron a reposicionar la marca en el mercado. Para ello, crearon modelos de gama alta donde unificaron lo mejor de la filosofía italiana: estilo, rendimiento, pasado y tecnología. Estos cambios se han visto reflejados en todas las ferias que ha visitado Olmo Biciclette a lo largo de toda la temporada. A los clientes les ha gustado la nueva gama y el crecimiento de la marca italiana ha comenzado.

Con el nuevo catálogo del 2017 Olmo ha consolidado su oferta. Los nuevos modelos, junto con las características y componentes que visten estas nuevas bicicletas, han creado máquinas con la mejor tecnología del mercado. De esta manera, el amplio catálogo se ajusta perfectamente a las necesidades de todos los ciclistas, creando una colección completa de bicicletas de carretera, Mountain Bike o bicicletas de ciudad o paseo.

Sin perder el toque italiano que tantos éxitos ha tenido Olmo Biciclette, la creación de una nueva red internacional de distribuidores facilitará el posicionamiento de la marca; cerca de las grandes fábricas. Además de volver a ser una marca peninsular, la marca italiana expandirá el mercado a países como Australia, Emiratos Árabes o Japón.